No Walls, No Limits by Héctor

Posts Tagged ‘vih

300x200_piercings2

Son comunes en el rostro, la lengua y hasta los pezones, pero en los genitales, aunque existen, tienen riesgos y una carga emocional fuerte

Por Héctor Ledezma

Los piercings son muy populares en el rostro o lengua, y aunque también incluyen los pezones y los genitales, en éstos últimos hay riesgos para tener en cuenta, además de que por la zona, generan una carga sexual y emocional fuerte, de hecho son colocados con el fin de tener más placer.

Las mujeres que se ponen piercings en el clítoris, por ejemplo, según estudios, tienen más relaciones sexuales y son más excitables, pero no se sabe si es que al tenerlo están más dispuestas o se lo ponen para estarlo; es decir, no está claro si es causa o efecto, así lo publica larazon.es.

Estudios del Instituto Mexicano del Seguro social estiman que el 50 por ciento de las personas que se practican piercings representan infecciones en la zona perforada, así lo menciona esmas.com.

Uno de los principales riesgos en las mujeres es la cicatrización, que tarda de cuatro a seis semanas; además puede generar alguna infección y en una relación sexual ser causa de rompimiento de condón. En el caso de los piercings en pezones, puede ocasionarles una mastitis, que es una inflamación mamaria.

La sombra de las enfermedades de transmisión sexual aparece también, ya que puede haber riesgo de contagio de VIH si es que hay un desprendimiento de piercing, que puede ser por una relación sexual fuerte.

También se le suma el virus de la hepatitis B, que puede causar hepatitis crónica y cáncer hepático, ya que si no se emplean técnicas estériles se pueden introducir bacterias por lo que es necesario tener algunos aspectos en cuenta:

*Tener aplicada la vacuna antitetánica.

*No tener antecedentes alérgicos de relevancia.

*Tener una buena higiene antes de que se coloque el piercing, asimismo mantener los cuidados después de tenerlo.

*Controlar la zona y recurrir al médico ante síntomas como fiebre, dolor o molestias.

*Acudir a lugares establecidos y reconocidos.

Los piercings genitales incluyen:

Masculinos:

-Didoe o Dydoe: se coloca una barra a través del borde de la base del glande. Generalmente se suele practicar en hombres circuncidados, a menudo doble.
– El Príncipe Alberto: es el más practicado. Es una joya que se coloca en el extremo del pene. Penetra en la uretra y vuelve a salir al lado del frenillo, bajo el glande. Se suele poner un aro, pero también se puede poner una barra curvada.
– Ampallang: se trata de una barra que atraviesa el glande en sentido horizontal, más o menos arriba, en función de si se quiere atravesar la uretra o no. Es delicado de poner debido a los tejidos cavernosos.

Femeninos

– Capuchón del clítoris: se atraviesa horizontal o verticalmente el capuchón que cubre el clítoris con un aro o una barra. Es una fuente de placer gracias al frotamiento del piercing sobre el clítoris.
– Clítoris: un aro o una barra atraviesan el clítoris. Se practica muy poco, ya que necesita una morfología particular y puede disminuir las sensaciones con el tiempo.

Tienen su historia

Los piercings en los genitales no son nuevos, el conocido como “Prince Albert” que se pone en el glande, tiene sus orígenes en 1825, cuando el príncipe Albert se perforó esa zona para sujetárselo con un gancho y que no se le notara, ya que en esa época se utilizaban los pantalones muy ajustados, así lo menciona el blog Cuerpo y Arte. Este es el más popular entre los varones.

Los romanos practicaban la “infibulación que consistía en colocar candados en los genitales masculinos y femeninos, para evitar el sexo entre sus esclavos. La perforación del escroto (“Hafda” en árabe) tiene su origen en Arabia, el Norte de África y Medio Oriente y se hacía como ritual de iniciación a la adultez.

Anuncios

Por Héctor Ledezma

notaets

Los jóvenes se encuentran en una encrucijada y en un alto riesgo a la hora de comenzar su vida sexual, ya que no todos toman las debidas precauciones y se enfrentan a algo que les puede cambiar la vida y llevar, si no se atiende, a la muerte.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que cada año más de uno de cada 20 jóvenes contrae una ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual) curable (sin incluir infecciones virales) y más de la mitad de los nuevos casos de VIH ocurren entre los 15 y 24 años.

Por tal motivo, es de suma relevancia que los jóvenes y la sociedad en general conozcan cómo protegerse de las ETS, y desafortunadamente, en caso de tener una sospecha o enfermedad de transmisión sexual, sepan a dónde acudir, qué hacer y conocer las posibilidades de tratamientos que se pueden tener.

Los tiempos cambian, ahora en pleno siglo XXI se tiene acceso a mucha información en muchos aspectos y el sexual no es la excepción, lo curioso del asunto es que a pesar de esto los índices de enfermedades como VIH (Virus de Inmunodeficiencia Adquirida) y el VPH (Virus del Papiloma Humana) crecen y son los jóvenes los que más expuestos están por la desinformación y el poco conocimiento de la magnitud de las enfermedades.

VPH (Virus del Papiloma Humano)

Es una enfermedad que en los últimos años se ha vuelto “popular”, sobre todo en las mujeres, sin embargo es importante saber que este virus tiene una complejidad tal que no se debe tratar a la ligera y se debe conocer por lo menos lo básico para evitar adquirirla y que no es exclusiva de las mujeres, los varones también la adquieren.

Además de ser una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes, es también la causa principal de los cambios precancerosos en el cuello uterino y del cáncer de cuello uterino.

María Guadalupe Mexicano, médico general, sexóloga clínica, coordinadora del área de biomédicas en el IMESEX (Instituto Mexicano de Sexología) explica que el VPH “es un virus que como todos necesita de una célula para vivir, al vivir en las células causa alteraciones o en este caso forma alteraciones llamadas condilomas o papilomas, los cuales son una especia de verrugas, formaciones o deformaciones que se abultan en los órganos sexuales como la vagina, el ano o el pene, incluso la boca”.

¿Cómo detectarlo?

La prueba donde se puede detectar el VPH es el papanicolau, que consiste en tomar una muestra de la vagina, y ver las células y mediante esto observar si están bien o presentan alteraciones, si hay algo malo o raro se procede a una prueba más específica que es la colposcopia que se hace con un aparato que se llama colposcopio que lanza una luz y hace aparentes las lesiones.

El hombre también presenta VPH, pero ciertamente su piel es más resistente, ya que en la vagina hay mucosa y ahí se quedan los fluidos y es más fácil habitar el virus. En los varones de igual manera se detecta con la presencia de los condilomas que normalmente aparecen en el pene o el ano.

El tratamiento

Depende de dónde se encuentren las alteraciones y el avance de éstas. Se puede tratar por medio de frío en una llamada criocirugía, que es el depósito de sustancias y se trata lesión por lesión. Otra es la electrofurburación que es con calor, se rodea la lesión y se quema en la base de ésta y de igual manera es lesión por lesión. Y por último la cirugía que es retirar la lesión con un poco de tejido sano para evitar que quede algo, esta se hace en quirófano.

Riesgos

Los riesgos del VPH dependen de muchos aspectos como el tamaño y nivel de la alteración; puede afectar la reproducción y generar cáncer.

El VPH se controla, se puede mantener pasivo, pero existe. Las medidas preventivas son el sexo seguro, aunque siempre existe la posibilidad de tenerlo.

Existe una vacuna preventiva, que se pretende sirva para los tipos de papiloma agresivos, los llamados 6 y 11 causantes de condilomas y los 16 y 18 causantes de cáncer. Esta vacuna no existe a nivel población aunque sí se expende en el sector privado.

Recomendaciones

– Tener relaciones de sexo seguro, es decir con condón.

– Si se tiene el VPH lo que se recomienda es primero seguir los estudios médicos, tal vez buscar una segunda opinión, llegar a una determinación; es importante notificar a las parejas, y seguir con las medidas higiénicas.

– Durante el tratamiento no se deben tener relaciones sexuales.

– Hacerse el papanicolau una vez al año cuando se inicia la vida sexual

– Si se tiene más de una pareja se debe realizar el papanicolau una vez cada seis meses.

– Las núbiles (vírgenes) una vez al año cuando cumplan los 35 años.

¿Dónde hacerse el papanicolau?

La sexóloga recomienda tener un médico de cabecera para monitorear, en caso de no tener esta posibilidad en el Sector Salud se hacen el papanicolau gratis. En época de campañas de igual manera en el IMSS y el ISSSTE en caso de no ser derechohabiente, o en cualquier laboratorio particular.

Diana Sánchez, de 22 años, presenta un problema de VPH y comparte su experiencia.

Se enteró por casualidad: “Yo acostumbro hacerme el papanicolau cada año, desde hace cuatro me enteré de que ese estudio no identificaba el virus, así que me informé y decidí hacerme la colposcopia. No tuve ningún síntoma, creo que la vida y mi conciencia me dieron la oportunidad de resarcir en algo mi comportamiento irresponsable y algo dentro de mí me dijo que debía ir a realizarme ese estudio que por cierto es muy parecido al papanicolau”.

“Te acuestan en una camilla con las piernas abiertas, te introducen un espejo y por una televisión observan el cuello de la matriz, cuando la coloración de la cavidad es rosada quiere decir que todo está bien, pero si hay pigmentación blanca pues es signo inequívoco de la presencia de papiloma”.

Cuando se enteró de que tenía VPH “Me quería morir, uno sabe que esas cosas existen pero nunca piensas que te va a pasar a ti, lo ves como algo muy lejano hasta el momento en el que la doctora te dice “eso blanco es papiloma”.

Afirma que su caso no fue desinformación, pero sí irresponsabilidad, pues decidió no usar condón, sabiendo que el sexo seguro es lo ideal, y esos fueron los resultados. Toma el asunto con buena vibra y filosofía : “Lo ideal es la información, siempre he pensado que el conocimiento es poder y me empapé de mucha más información de la que ya tenía, afortunadamente tengo amigos médicos y una pareja que me ha apoyado moral y económicamente”.

El VPH es un problema de salud que se puede evitar casi al 100% pues hay que recordar que el riesgo está siempre latente.

Por Héctor Ledezma


Es una preferencia que genera muchos mitos y prejuicios, pues se cree que es estar indeciso y no saber “cuál bando elegir”

La naturaleza es sabia, eso dicen muchos cuando justifican algo, cuando prefieren evitarse explicaciones, pues “por algo pasan las cosas”. En la sexualidad es algo similar, hay hombres y mujeres, “así debe de ser, pues las personas están hechas para procrear”. Por eso, cuando sabemos que hay otras preferencias, hay quien pone el grito en el cielo y rechaza tajante otra posibilidad.

El tema de la bisexualidad es acompañado de numerosos mitos, aún más que la homosexualidad, aunque poco a poco cobra aceptación. No es nuevo hablar de bisexualidad, pero es cierto que hay pocos estudios acerca de ella. Freud plantea que todas las personas son bisexuales por naturaleza y que conforme pasa el tiempo se vuelven homosexuales o heterosexuales; dicha postura puede tener algo de cierto, pero también errores.

César Pérez, sexólogo y psicoterapeuta del Imesex comenta:

“La bisexualidad es una de las tres preferencias u orientaciones sexuales que tienen las personas; es la mayor atracción afectiva y erótica; la primera porque hay cariño, amor, ternura y la segunda porque lleva sensaciones placenteras o erotización. Por lo tanto, la bisexualidad es la preferencia que incluye el gusto por los dos sexos, masculino y femenino.”

Errores de la bisexualidad

Es mal vista a los ojos de muchos; la desinformación y la incapacidad o ganas de poder entender a las personas bisexuales es la causa del estigma que se le da, de la discriminación y de la no aceptación.

Hay muchos mitos o creencias alrededor de la bisexualidad, por ejemplo:

Se cree que los bisexuales son personas no definidas, que están en esa preferencia porque no saben si les gustan los hombres o las mujeres; también que son homosexuales reprimidos y que temen aceptarse; que si alguien se cree bisexual debe decidirse, además de que el tener relaciones sexuales es la forma correcta para escoger.

“Todo eso es mentira, las personas bisexuales pueden comprometerse con uno u otro sexo, la mayoría van por etapas, andan con chavos y después con chavas. Puede ser complicado para una persona asumirse, pues si se da cuenta que tiene atracción por alguien de su mismo sexo, se puede asumir como homosexual, aunque a veces prueban y entonces se dan cuenta que les gustan los dos.”

Bisexualidad y VIH

Un mito muy importante es el que une a la bisexualidad con el VIH, pues se malinterpreta la información y entonces se cree que la bisexualidad es una causa de las infecciones de VIH. Se mencionan a los migrantes, por citar un ejemplo, pues se dice que al irse se infectan y al regreso contagian a sus parejas.

“Muchos van a otro país, en este caso a Estados Unidos, muchos son hombres que van con otros hombres; es complicado por las condiciones en las que se van, encontrar mujeres, por lo que satisfacen sus necesidades eróticas y/o sexuales con otros hombres, lo que no es hablar de una preferencia bisexual, pues no se considera así si no existe una relación afectiva; puede que eso lo descubra, pero no se generaliza, pues muchos hombres tienen experiencias homosexuales y satisfacen sólo la necesidad sexual”.

El punto está en la protección; si no te proteges, las posibilidades de contagio, no sólo de VIH sino de otras enfermedades, son altas; aún cuando se tengan relaciones sexuales con mujeres (si eres hombre), puedes contagiarte y por lo tanto infectar a tu pareja.

Por Héctor Ledezma

El sexo oral es una de las prácticas que más se disfruta, sin embargo, muchas mujeres se quejan de que no saben cómo hacérselos, mientras que otras sienten repulsión al acto

Dentro de las prácticas sexuales más populares y placenteras está el sexo oral, ya que permite una buena estimulación además de que es algo que se realiza perfectamente en pareja, tanto hombres como mujeres pueden hacerlo y disfrutarlo.

Sin embargo, como en todo lo relacionado al sexo, hay mitos que no permiten que se disfrute de una sexualidad plena, poniendo barreras tanto para dar como para recibir; también es fuente de temor por contraer alguna infección de transmisión sexual y por ser considerado a veces como “algo sucio”.

Sobre esto platicamos con la sexóloga y psicoterapeuta Josefina Flores:

“El sexo oral es una de las opciones para vivir la sexualidad; muchas personas lo refieren como una de las actividades más íntimas, por lo que no todos lo hacen o lo piden, incluso hay parejas que deciden no vivirlo y son las mujeres las que en su mayoría no quieren compartir esta experiencia, ni haciéndola ni recibiéndola.”

La educación sexual es de suma importancia, por desgracia se carece de ella en demasía, por lo que los órganos sexuales son vistos como algo sucio y, en el caso de las mujeres, les da pena pedirlo o hacerlo, ya que posiblemente no han asumido su propio cuerpo, no es algo que se les enseñe desde pequeñas; cosa distinta en los hombres que tienen un contacto más directo desde temprana edad.

“Es muy raro que las mujeres vean y por lo tanto conozcan sus órganos sexuales, parece que no logran integrarlos a su imagen corporal; a veces es la higiene lo que las limita, sin embargo, lavando adecuadamente y teniendo ciertos cuidados la vagina está perfecta .”

“No me gusta el sexo oral”

El sexo oral, como muchas otras prácticas sexuales, es un cúmulo de sensaciones, muchas de las cuales pueden ser demasiado intensas, y el no incorporarlas es también parte del rechazo: “La vulva y el clítoris son infinitamente sensibles, y hay que reconocer que mucha gente es brusca, hay que ir tanteando qué es lo mejor para cada quien, lo que puede gustarle a una mujer puede disgustarle a otra. Es más sencillo si la mujer se contempla y se conoce para que pueda guiar y por lo tanto, disfrutar.”

Algunos afirman que lo prohibido es lo más placentero, otros que si no es bien visto es por “algo”. Todos tenemos derecho a disfrutar de la sexualidad y hay infinidad de maneras para hacerlo, siempre hay invitación a probar y, con base en ello, decidir.

“No hay mujeres anorgásmicas, sino malas lenguas”

Las mujeres que aceptan el sexo oral como una práctica recurrente, afirman, entre otras cosas, que no les gusta cómo se los hacen, pues no son gentiles y sí muy bruscos. Las siguientes son unas de las cosas que dicen ellas respecto al sexo oral (buenas y malas):

– No me gusta que esté sin lavarse, con olor a vestuario.
– Me duele cuando lo hace de manera brusca.
– Me enoja que no se baje a besarme porque dice que huelo muy fuerte.
– Siempre dice que le da asco.
– Me encanta cuando me besa suavemente por todo el clítoris y los labios.
– Me da un goce sublime cuando recorre toda mi zona de la vulva y el clítoris, sin apresurarse al coito.

En el caso de las infecciones de transmisión sexual, está comprobado que en el caso de VIH el porcentaje de contagio es mínimo; sin embargo, hay otro tipo de infecciones que pueden contraerse, pero pueden evitarse con un chequeo y, sobre todo, mucha higiene. La sexóloga recomienda no usar productos, salvo que un médico ginecólogo lo recomiende, basta con jabón neutro y agua.

La comunicación es muy importante: “A veces les da mucha pena hablar sobre el asunto y no detectas qué es lo que pasa, es bueno decir qué es lo que no les gusta, lo que sí; no es forzar, sino invitar, lo ideal es intentarlo unas tres veces, es como con la comida, si probamos un sabor muy nuevo puede no gustarnos, pero hay que saborearlo; si les gusta qué bien, si no hay que respetarse.”

Las mujeres son mucho más sensibles, el acto sexual no es sólo goce, por lo que a veces se sienten aisladas y hasta utilizadas. “Las mujeres dicen ‘Nada más pasa allá abajo, no me ves’, por lo que no hay que perder la relación, no hay que enfocarse sólo a los órganos sexuales, les importa sentirse queridas, que importan, no les gusta sentirse desconectadas, es bueno que mientras se realiza el sexo oral, las manos hagan alguna otra cosa.”

Tips para un buen sexo oral

– Los dientes no son invitados, sólo se recomiendan para dar un pequeño mordisco que pueda ser excitante (esto aplica para hombres y mujeres).
– Hay que poner mucha atención a los gestos, gemidos que puedan hacer, pues es un indicativo de si se está haciendo bien o no.
– Lo mejor es comenzar lentamente, con pequeños besos, jugar con los dedos, para ir aumentando la excitación.
– Hay que ir intercalando el sexo oral con el juego que puedan hacer las manos, los movimientos de la lengua que sean diversos, un soplido cuando están húmedos los órganos sexuales es excitante.
– Intenta probar el 69, donde los dos puedan experimentar sensaciones al mismo tiempo, si te distrae mejor evítalo.
– La gentileza es lo mejor, ser suave e incrementar sólo si la pareja lo pide; también puedes intentar subir de tono y si lo acepta, seguir.
– Las palabras sobran durante la práctica, no es recomendable decir algo, ya que puede distraer.
– La higiene es de suma importancia, es mejor si puedes asegurarte que estás limpi@ y que, por lo tanto, no habrá errores en ello.
– Usa mucho la imaginación.

Y ellos qué…

En el caso de los hombres, sin duda es casi una práctica obligada; es muy raro el hombre que afirma que no le gusta el sexo oral; puede que no le guste hacerlo, pero recibirlo es de lo más requerido; en los homosexuales es casi una práctica obligada.

Los hombres se caracterizan por ser menos sentimentales y cariñosos; una de sus fantasías es terminar en la boca de su pareja durante el sexo oral, sin embargo, a muchas mujeres no les atrae; puede generarles la sensación de ser utilizadas, pues muchos hombres debido a la extrema excitación manejan a su antojo la situación.

En general, es una práctica que puede ser tabú, pero no hay porqué no intentarlo ni tampoco obligarlo, siempre es importante estar de acuerdo.

Qué pasa con el apoyo

Su familia está con él en todo momento: “Mi mamá fue la que me dio los resultados, como estaba en cama, ella fue por ellos, le dije que no los abriera, pero lo hizo; al llegar a casa no era necesario que me dijera, sus lágrimas la quebraron y a mí también. Yo sabía que no me iba a morir a los tres días, pero por desgracia los padres al no tener información se atemorizan, entran en pánico. Me dolió el verlos sufrir.”

Desde ese momento su vida es muy “rosa”: “No he sufrido discriminación, ni depresión, no fue muy padre el que mi mamá me diera el resultado, pero me cuidan, me consienten; parece contradictorio pero he aprendido a vivir, también a disfrutar de mi familia, me he sentido más querido. No hago planes, si pienso a futuro me imagino a esas personas que están acabadas. Aunque suene cursi no hay mejor medicina que el amor de toda mi familia.”

El factor económico parece un tanto decisivo en el cómo tomar el resultado positivo; pues aunque en algunas instituciones los medicamentos son gratis, los extras corren por la cuenta del paciente, lo que puede angustiar si no se tienen los recursos necesarios. En el caso de Saúl gasta cerca de mil 300 pesos a la semana en medicamentos extras.

Una de las obligaciones morales de una persona con resultado positivo es avisar a sus parejas sexuales, ya que el contagio puede extenderse sin que ellos lo sepan. “Sólo le he avisado a una de mis exparejas, lo tomó muy mal, me dijo cosas muy feas, además de que me aseguró que si él estaba infectado me armaría un escándalo, creo que cumplí con avisarle; pero esa reacción me hace pensar en decirle a los otros.”

El testimonio de Saúl puede ser el de muchos otros que como él pueden estar infectados, pero que además para los que no lo están, es una manera de darse cuenta del riesgo que se corre al tener relaciones o prácticas de riesgo, a no saber si se está infectado y por consiguiente infectar a otras personas, también a que la prueba de detección se puede realizar gratuitamente y de forma segura en varios lugares. Por otro lado, el estar consciente de que el vivir con VIH o con SIDA no significa una muerte prematura, hay opciones que ayudan a mantener una buena calidad de vida. No echemos en saco roto nada, nadie tiene la vida comprada y si no sabes si estás sano, hazte la prueba, más vale tarde que nunca.

¿Hay esperanzas?

En días pasados un grupo de científicos estadounidenses aseguró que ha manipulado en un laboratorio un tipo de células con el fin de vencer a uno de los mecanismos de defensa más efectivos del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que provoca el SIDA. Las células del sistema inmunológico, creadas en el Reino Unido pueden rastrear el VIH y sacarlo del sistema. Tiene sus restricciones pero es una iniciativa que puede dar de qué hablar en los próximos años.

Datos para tener en cuenta

El uso de anticonceptivos entre los adolescentes mexicanos disminuyó en un 12.4% en los últimos años, pese a que el conocimiento de estos métodos para prevenir embarazos alcanza al 90% de la población del país. Los últimos datos revelados por la Secretaría de Salud muestran que en 1997 el 45% de los adolescentes menores de 19 años utilizaba anticonceptivos en sus relaciones sexuales, mientras que en 2006 este porcentaje se había reducido al 39,4%.

Unos 3 millones de usuarios de drogas inyectadas (UDIS) podrían estar infectados con el virus que causa el SIDA alrededor del mundo, según la revista médica The Lancet. Las tasas de infección más altas entre UDIS se encuentran en países del sureste de Asia, América Latina y Europa del este.

Las personas infectadas por el virus del VIH deberían comenzar sus tratamientos antes de lo que las indicaciones actuales establecen, según un amplio estudio que podría cambiar la forma en la que se atiende a miles de enfermos en Estados Unidos.

El estudio indica que retrasar el tratamiento hasta que el sistema inmune del paciente está gravemente dañado casi duplica el riesgo de morir a los pocos años en comparación con los enfermos cuyo tratamiento comienza antes.

Los médicos han considerado que sería mejor librar a los pacientes de los efectos colaterales de los medicamentos para el SIDA tanto como sea posible.


Aparece el VIH

Saúl sabía sobre el VIH, no era algo que no entendiera: “Yo estaba en mi ruleta rusa cada tercer día, todas las semanas”; hasta que llegó lo inevitable, la sombra del VIH se convirtió en realidad.

Estaba con una persona, en septiembre del año pasado lo dejó de ver, al poco tiempo esa persona lo llamó y le dijo que tenía VIH: “No me asustó, pero me hice la prueba en noviembre y salió negativa; decidí hacerla meses después y volvió a ser el mismo resultado, pero me empecé a enfermar; de hecho desde hace cuatro años tengo un padecimiento de anginas, además de que tenía dudas por la vida que llevaba.

“Las pruebas me las hice en laboratorios “patito”, uno de ellos ya no existe; empecé con diarrea que se prolongó hasta agosto de este año, adelgacé, llegué a pesar 53 kilos, cuando pesaba 68. Caí en cama, estuve con suero tres días, acudí al médico por una infección estomacal; los médicos no entendían; me mandaron a hacer la prueba de VIH y salió positiva”. También padece diabetes y un pequeño tumor en la cabeza.

Su caso es un tanto alarmante, pues él sabía sobre las pruebas, se las comenzó a realizar hace siete años; de ahí se la hizo tres años después, en ese lapso las parejas sexuales ya eran demasiadas. Hasta que le dicen que una de sus parejas estaba infectada, se hace otras dos que fueron negativas, y cuando le hacen los estudios correspondientes, viendo su estado, su desgaste y el tipo de vida que llevaba, determinan que aproximadamente tiene con el VIH cuatros años; ya es SIDA.

Saúl se realizó las pruebas en laboratorios privados porque desconfiaba de las instituciones públicas, “eso no fue bueno, porque en los privados no había especialistas, desde la terapia notas un cambio”. El sector público muestra buenas opciones en consejería y seguridad en las pruebas. El caso de Saúl es una muestra de que si una de sus pruebas hubiera arrojado el resultado correcto, su estado de salud sería mejor.

El tratamiento

Su tratamiento consta de dos pastillas que debe tomar de por vida;los rascos se los dan gratis, aunque su costo es de cerca de los 15mil pesos. El lugar donde se atiende es un Capasits (Centros Ambulatorios de Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual). El proceso ha sido rápido, de inmediato le hicieron la prueba Western Blot que salió positiva, le controlaron sus malestares y debe tomar además medicamentos para la diarrea, gripe, entre otras (esos corren por su cuenta).

Al momento de sus análisis que realizó en el INER (Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias) sobre las defensas y carga viral, “lo que los doctores llaman CD4”. El resultado fue que estaba al 12% de sus defensas, “el doctor no creía que pudiera estar en pie con esos resultados, lo que tengo ya es SIDA, y sólo debo seguir las indicaciones y no dejar de tomar las pastillas, porque si no el virus en 24 horas se reproduce 4 veces más.” Tiene dos meses que le dieron el resultado, el tratamiento durará el tiempo necesario; anexo a esto debe cumplir con pláticas y talleres que son obligatorios.

Mañana la última parte

Saúl es un chico que vive con SIDA, hace tres meses se lo confirmaron; hoy vive al día, sin planes a largo plazo, una historia de vida en la que se puede reflejar más de uno

Algunos dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, o como Saúl, “tenemos que estar muy mal para acudir al médico”. Tiene 32 años, es homosexual, su vida no ha sido fácil, su infancia parece haberlo marcado y hoy vive con SIDA. Es comerciante en una central de abastos, viene de una familia de tres hermanos y vive con sus padres.

La violencia sexual fue el primer acercamiento que tuvo con su sexualidad: “Fui abusado desde los seis años, más consciente desde los ocho; fueron personas cercanas a mi familia, lo resguardé porque no quería que nadie se enterara, creí que causaría problemas y siempre mi madre me inculcó el respeto hacia mi padre, por quedar bien no dije que familiares de él abusaban de mí.”

También personas que no eran de su familia lo acosaban y abusaban de él; esta situación se mantuvo hasta aproximadamente los 15 años, cuando se volvió un poco más consciente, él era quien buscaba a uno de sus abusadores: “Creo que le agarré el gusto, parece como síndrome de Estocolmo, me enamoré de uno de ellos; sentía la necesidad de sentirme valorado aunque fuera de esa manera, él se estaba alejando, se casó y lo seguía buscando.”

De los 15 a los 20 años se alejó de todo eso, le preocupaban otras cosas: “Cuando entré a la universidad me di cuenta de que no era el único, tuve una relación sentimental, después conocí gente en muchos lados y puedo decir que a los 24 años comencé mi vida sexual por gusto.”

Ese comienzo fue muy fuerte, parecía una adicción sexual: “Estaba, sin mentir, como con 10 en un día, sabía cómo y dónde conseguirlos. He tenido tres parejas estables de varios años, pero no puedo explicar la fidelidad; para mí el sentimiento es una cosa y el sexo otra; tenía relaciones con cualquier persona sin importar el físico, sino por placer; justificaba mis salidas mientras lo hacía. Quise a mis novios, pero en lo que se refiere a sexo me daba igual con el que me pudiera acostar, al final el engañado era yo.”

La mayoría de sus prácticas sexuales, incluidas las de violencia sexual, eran sin condón: “No es que yo dijera voy a infectar a alguien, pues no sabía que estaba infectado, tampoco me sentía omnipotente, no decía ‘a mí no me va a pasar’; me sentía minimizado, siempre trataba de satisfacer al otro aunque no quedara yo satisfecho, no me fijaba tanto en mi placer. No sé si la costumbre de mis prácticas de pequeño hayan influido, aunque si la otra persona se quería cuidar por mí no había problema.”

Mañana segunda parte…


ÉSTE ES HÉCTOR LEDEZMA…CONÓCEME

Twitter: @natheleo

Photobucket

Periodista y comunicólogo, editor, amante del tenis, de la vida, de la sexualidad como parte inherente al ser humano.

Comencé mi carrera en El Universal, en el sitio para jóvenes tva.com.mx, posteriormente llamado De10.mx donde fui redactor de sexualidad, además de reportero.

Coeditor en el sitio hiperlocal El Universal Del Valle, y en El Universal Estado de México.

Actualmente columnista de sexualidad y editor en el Semanario Hoy Valle de México del Estado de México.

Me gusta el teatro, el cine, la televisión, los espectáculos en general, por ello soy bloguero en Del Cielo a la Tierra

¿Qué hago en Twitter?

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

RSS No Walls, No Limits by Héctor

  • Novak Djokovic gana US Open a Nadal 13 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Novak Djokovic confirmó que es el mejor tenista del 2011, porque ganó su tercer Grand Slam en la temporada, porque ganó a Nadal, rey del año pasado y porque no sólo eso, lo hizo seis veces en el año, lo que representó un batucazo al de Manacor. El partido de […]
    Hector Ledezma
  • Samantha Stosur nueva reina del US Open ante Serena Williams 12 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Una final rápida, no era lo que se esperaba, el resultado no era el que decían los números, aunque por un lado tiene algo de lógica, Stosur era la preclasificada 9, y Williams la 28, no debía sorprender que le ganara, pero sí lo hizo. Serena Williams, quien estuvo casi […]
    Hector Ledezma

Top Clicks

  • Ninguna
Anuncios