No Walls, No Limits by Héctor

Posts Tagged ‘primera vez

Por Héctor Ledezma

El tema de la virginidad ha dado desde hace varios años un vuelco, se había mitificado, sobre todo la de ellas, ya que no importaba mucho si el hombre era el experimentado, pero si ella lo era, no era precisamente lo ideal.

Sin embargo, aún hay casos, donde son ellos los que son vírgenes, que no han dado ese paso y a las mujeres les toca llevar el cauce de la relación.

No es cosa sencilla llevar el peso en una relación, pues cuando los dos ya no son vírgenes, el peso de distribuye. Sexualidad.es menciona tips para que ese momento sea inolvidable por lo bien que se hizo, y no por lo malo del asunto.

Explica que el tema siempre es la virginidad masculina, donde el hombre transforma el temor de ellas en placer, o eso debe hacer, pero a la inversa también sucede, y aluden a que ellas también han sido vírgenes y que nadie nace sabiendo.

Aquí lo que hay que tener en cuenta:

1. Los hombres difícilmente dirán, en su mayoría, que son vírgenes, porque no aceptan que alguien los lleve, pero si eres la experta, toma partido de ello.

2. Ellos deben sentirse preparados, no es perder la virginidad y ya, tienen que quitarse el trauma de ser los que no tienen la experiencia, y echar mano de lo que sientan y quieran, una primera vez puede ser clave en el resto de la vida sexual.

3. La comparación sólo la tendrá la mujer, que no siempre sucede, ellos no tienen el referente, de lo cual pueden sacar partido, pues pueden pedir lo que quieran, y en una de esas, les es concedido.

4. Las mujeres pueden recordar su primera vez, retomar las sensaciones, y sobre ello canalizar lo que puede estar sintiendo el chico, acomodar un ritmo que vaya a los dos y acoplar esa experiencia personal.

5. Partiendo del hecho que a los hombres no les gusta ser sometidos, hay que ir de a poco, darles chance de tomar iniciativa en algunas cosas. Ellos se deben ir soltando en un ambiente de confianza.

6. Por la inexperiencia, ellos pueden ser un poco torpes, si es así, no los frenes con frases como “así no”, o “no lo hagas”, ya que la sensación de frustración puede llegar, es mejor conducirlos y si hacen algo bien, decírselos, de más está decir que ellas deben ser un poco abiertas.

7. La primera vez es como una lección, donde las maestras son ellas, y por lo tanto deben esforzarse en que el alumno aprenda bien la sesión, sino terminará por odiar esa materia.

8. El lugar es muy importante, tal vez clave, porque tiene que ser algo natural, no forzado y menos planeado, pues en una primera vez puede sentirse usado, así que los hoteles, pese a que a muchos les funcionan, no son recomendados.

9. Si te gustó, grítalo a los cuatro vientos, sino, miente un poco, y di que te gustó, no está de más dar unos tips y pasar a lo que sigue. La técnica se irá puliendo, lo importante es que se sientan a gusto y que él no pierda entusiasmo por ello.

10. No se vale fingir, porque puede crear falsas esperanzas e ideas en los chicos que dieron su primera vez. Además, ellos tienen diversos miedos donde precisamente se encuentran algunos que estarán presentes en esa relación y destacan: fallar en el desempeño, la exageración y el tamaño.

Por otro lado, si las mujeres son expertas, hay que medirse un poco, porque el efecto puede ser el contrario, deben hacer que cada encuentro con una pareja nueva sea como la primera vez.

Los hombres no deben perder, aunque sea la primera vez, la caballerosidad, tengan la edad que tengan, pues ellas gustan de eso, también tienen que seducir, no guardar silencio ni caer en extremos.

Para finalizar, tengan en cuenta las cosas que ellas no deben decir en la cama, menos si ellos están dando todo de sí para una buena sesión de sexo.

Anuncios


Ser virgen era sinónimo de pureza, de valores firmes. Ahora parece ser algo obsoleto y que no se toma en cuenta a la hora de aventarse a tener una relación sexual

Leyendo una revista, me encontré con una pequeña nota que llamó mi atención, me hizo pensar si la virginidad era un tema vigente o algo completamente out.

En 2004 Rosie Red, una chica lesbiana del Reino Unido, puso a la venta su virginidad en su sitio de Internet con el propósito de cubrir los gastos de su graduación a un precio de 36 mil 700 dólares. Recibió más de 2 mil propuestas; la más elevada (20 mil 500 dólares) provino de un ingeniero de 44 años, padre de dos hijos, quien finalmente adquirió el privilegio de la primera noche. El caso de Red trajo a la mesa de discusión dos temas importantes: la prostitución y el tabú de la virginidad, que parece que en pleno siglo XXI no se ha superado y sigue siendo relevante en culturas tradicionales como la de los países islámicos, aunque incluso en otras menos conservadoras (Fuente: Muy Interesante).

Cuando tenemos nuestra primera vez nos enfrentamos a muchas cosas, desde si es agradable o no, le quitamos un poco el misticismo a dicho suceso y no recuerdo si la palabra “virginidad” era algo que importara, por lo menos a mi generación. Sé que muchos de mis amigos no lo son y jamás fue un tema que les causara ruido, el tener o no relaciones era más bien un hecho ligado al gusto, ganas, incluso miedo.

El término virginidad se refiere a no tener relaciones sexuales, es decir, la práctica del coito; ya que algunos determinan a la virginidad como el no tener ningún tipo de prácticas sexuales. El significado varía en las distintas culturas, religiones y es también una cuestión de valores.

Hasta hace unos años recuerdo que sonaba mucho el término, lo vi en películas, televisión, etcétera, siempre con cierta confusión, sobre todo porque a pesar de ser un concepto que se aplica tanto a hombres como a mujeres, en realidad no pesaba de la misma manera y socialmente no era visto de igual modo para ambos.

Una mujer que no es virgen pierde algo que ni siquiera ella sabe medir a ciencia cierta, es como si les quitaras algo esencial; sin embargo, los hombres ganan, mínimo experiencia, y el perderla los hace desde ese momento más hombres. Muchas de estas ideas parecen arraigadas y hasta obsoletas, pero no dudo que aún haya quien lo vea de esa manera.

Los tiempos cambian y cada vez se inicia la vida sexual a edad más temprana, lo que conlleva un sinnúmero de responsabilidades más allá de preocuparse si se pierde algo a nivel social. Sólo por citar algunos datos, la “Encuesta Durex” de 2005 arrojó que a nivel mundial la edad media para mantener sexo por primera vez son los 17.3 años. Algo más de un tercio de la población manifiesta que tenía 16 años o menos cuando mantuvo su primera relación. Las mujeres son sexualmente activas antes que los hombres. Estos datos no distan de los que arrojó un estudio del Instituto Mexicano de Sexología que dice que la edad promedio en que las chicas y chicos tienen la primera relación sexual es a los 15 años.

Parece que lo que menos importa a la hora de la primera relación sexual es la pérdida de la virginidad; es muy cierto que se satisfacen otras necesidades y gustos. También está claro que no hay forma de saber si alguien es virgen, es más, me pregunto si a muchos les interese saberlo. Hay quienes decimos que cada relación sexual es la primera si así lo quieres, ¿por qué estereotipar y mitificar? Ya no es prueba el que las chavas sangren por el rompimiento del himen, estudios revelan que éste se rompe, la mayoría de las veces, durante alguna actividad física tan normal como andar en bici. Y en los hombres no hay forma de saberlo, lo cual los pone en una situación diferente.

Lectores de tva.com.mx comparten su opinión sobre la virginidad.

Lulú: “Creo que ya pasó de moda, a mí la verdad no me importó, en ese momento era en lo que menos pensaba; sí vengo de una familia un tanto conservadora, a veces se decía entre pláticas en casa, pero la verdad yo creo que no tiene caso esperarte al matrimonio y menos si no te quieres casar, como es mi caso”.

Rogelio: “Sí, me causó conflicto mientras fui adolescente, mis amigos en prepa ya habían tenido la primera vez y si no, mínimo fajes, a mí me daba un poco de miedo, hasta que por casualidad y hasta por amor tuve mi primera relación y me sentí bien, no me fijé en que perdí la virginidad, tampoco lo divulgué mucho, era algo muy íntimo”.

Jazmín: “Yo sí era de la idea de esperarse al hombre indicado, ese que me bajara la luna y las estrellas, además de que mi mamá, sobre todo, siempre me decía que no hay que ser como las demás que se acuestan con cuanto hombre se les pone enfrente; eso pesaba mucho, cuando quise hacerlo ni me importó; mi mamá no sabe que ya no soy virgen, pero creo que es algo muy personal y me sentí a gusto”.

Mario: “Está súper pasado de moda, son ideas muy viejas, se respeta a quien quiera estar así; cuando era más chavo, sí pensaba en eso de la virginidad, pero un poco la situación y los amigos hicieron que se me olvidara”.

Mari: “Claro que pesa el término, pero a los hombres no les importa, creo que en todo caso es a nosotras las mujeres, que a veces somos más soñadoras y vemos las relaciones como algo mágicas. Obvio te das cuenta que no es así, pero sí creo que lo tomas más en cuenta que los hombres. Si nosotras la perdemos parece el fin del mundo, ya no somos dignas de ningún hombre, la verdad ahora me da risa, ya está obsoleto”.

Más allá de perder algo o no, lo importante siempre es hacer las cosas por gusto con plena conciencia de lo que conlleva una relación sexual y más si es la primera. Hablar de perder, lleva implícito algo negativo, ¿por qué no ganar? Todo lleva un proceso y después de todo, estamos ganando madurez, aprendemos a conocer nuestra sexualidad y a disfrutar de ella. Aunque, tampoco es que digamos ‘¡anda ve y ten relaciones!’, cada quien decide cuándo y eso hay que respetarlo.

Dicen que para todo siempre hay una primera vez: el primer enamoramiento, el primer regaño, la primera nave y un montón de cosas más, pero nada como el primer momento en que se pierde el pudor, se va más allá y decides perder la virginidad, o sea, cuando es “la primera vez”.

Es un tema recurrente entre amigos; es común que la primera vez, y en la mayoría de las veces, no haya sido lo que habías pensado, incluso para algunos no es fácil hablar de ello. Lo cierto es que hay buenas anécdotas y suele haber quienes ríen cuando piensan en ellas.

Theredillas (así le dicen sus cuates) es un chavo de 22 años que tuvo su primera vez a los 17, casi a punto de cumplir la mayoría de edad: “Era diciembre, estaba tomando con unos amigos en un bar hasta que propusieron darme mi regalo de cumpleaños: llevarme a Sullivan para que me “estrenara”; estaba nervioso, ellos hicieron el trato, yo accedí.

“Jamás pensé que así sería mi primera vez, creí que sería con alguien que esperaba, pero no; lo disfruté a medias, no recuerdo bien cuánto duró, pero sí que deberían ser menos de 40 minutos, ni siquiera puedo ubicar el nombre de la chava, pero después de esa supe que la primera vez no es la mejor de tu vida.”

Hilden, una chava de 22 años, la recuerda como una mala experiencia: “No fue lo que pensé, no era mi novio, salimos como seis meses, lo planeamos, pero después de hacerlo lloré, me sentí un objeto sexual; él se enojó, sólo quería irme a casa. Después de eso vino el miedo a quedar embarazada y no porque no haya habido protección, creo que eso pasa siempre la primera vez.”

Sergio tiene 23 años y aún no ha tenido su primera vez: “No me da pena decirlo, no he tenido el gusto de la primera vez, he estado a punto de hacerlo, pero por alguna razón se arrepienten, lo que sí puedo decir es que espero sea con la chava que quiero para que sea un momento que recuerde con gusto.”

Decidir cómo, cuándo, dónde y, sobre todo, con quién puede ser algo difícil de responder con anticipación, a veces llega en el momento sin planear o preparar nada, hay quien sueña y mitifica la situación, lo cierto es que pocas veces llega a ser lo que uno esperaba.

Sabemos de antemano que cada quien es dueño de su vida y de su sexualidad, los que ya tuvieron su primera vez saben que lo mejor es dejar que llegue, que pase y disfrutarla lo más que se pueda, pues de ella pueden depender futuras relaciones. Una primera relación sexual mala, puede ser traumante o dejar secuelas difíciles de superar rápidamente.

No hay una edad determinada para iniciar la vida sexual, diversas instituciones que hacen estudios sobre uso de condón y prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual, como el Instituto Mexicano de Sexología, dicen que en promedio es a los 16 años.

Lo cierto es que tú decides cómo, cúando, dónde y con quién, para que no sea una de tus peores experiencias.

Y tú, ¿cómo recuerdas tu primera vez?


ÉSTE ES HÉCTOR LEDEZMA…CONÓCEME

Twitter: @natheleo

Photobucket

Periodista y comunicólogo, editor, amante del tenis, de la vida, de la sexualidad como parte inherente al ser humano.

Comencé mi carrera en El Universal, en el sitio para jóvenes tva.com.mx, posteriormente llamado De10.mx donde fui redactor de sexualidad, además de reportero.

Coeditor en el sitio hiperlocal El Universal Del Valle, y en El Universal Estado de México.

Actualmente columnista de sexualidad y editor en el Semanario Hoy Valle de México del Estado de México.

Me gusta el teatro, el cine, la televisión, los espectáculos en general, por ello soy bloguero en Del Cielo a la Tierra

¿Qué hago en Twitter?

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

RSS No Walls, No Limits by Héctor

  • Novak Djokovic gana US Open a Nadal 13 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Novak Djokovic confirmó que es el mejor tenista del 2011, porque ganó su tercer Grand Slam en la temporada, porque ganó a Nadal, rey del año pasado y porque no sólo eso, lo hizo seis veces en el año, lo que representó un batucazo al de Manacor. El partido de […]
    Hector Ledezma
  • Samantha Stosur nueva reina del US Open ante Serena Williams 12 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Una final rápida, no era lo que se esperaba, el resultado no era el que decían los números, aunque por un lado tiene algo de lógica, Stosur era la preclasificada 9, y Williams la 28, no debía sorprender que le ganara, pero sí lo hizo. Serena Williams, quien estuvo casi […]
    Hector Ledezma

Top Clicks

  • Ninguna
Anuncios