No Walls, No Limits by Héctor

Posts Tagged ‘fetichismo

Por Héctor Ledezma

Soy un chico español de lo más normal que existe, tengo un gran grupo de amigos, una familia que me quiere, soy estudiante, tengo los gustos de los chicos de mi época… y vamos, que llevo una vida normal… pero tengo un problema: una atracción irrefrenable hacia el tabaco…

El fetichismo es el gusto o atracción por algún objeto, ya sea una prenda, utensilio, “alguna parte del cuerpo de otra persona, que lleva al erotismo, que excita o ayuda al proceso incluso, de llegar al orgasmo”, comenta el sexólogo César Pérez.

El llamado Smoking fetishism es el fetichismo al tabaco, va desde hombres que sienten atracción por mujeres que fuman, o que se excitan con verlas fumar, no necesariamente desnudas.

El fetichismo de los fumadores, también es conocido como capnolagnia. Está basado en la excitación que produce la visión o la imagen de una persona fumando, la cual resulta ser dulce y segura de sí misma. Dentro de la cultura gay, este fetiche con frecuencia proviene de la imagen de la masculinidad.

Los tres síntomas que indican que una persona es afecta al Smoking fetishism son:

– Muestra interés sexual por personas que fuman

– Tiene intensas fantasías eróticas que involucran a personas fumando

– Siente impulsos sexuales intensos con sólo observar a otras personas fumar

El sitio Quo.es dice que el tabaco puede generar orgasmos si se sopla una bocanada de humo sobre el clítoris. También indica que una felación llena de humo caliente resulta excitante.

El sitio sexovida.com publicó el relato de un chico que enaltece su gusto por el cigarro; incluso, señala lo disfruta más cuando se masturba: “Mi fantasía sexual más placentera sería que una chica me echase el humo a la cara, mientras yo lo oliese, para luego expulsarlo… o que me hiciese una felación con el humo en la boca… o un beso “ahumado”…

Este relato muestra que no es un fetiche común, pero tampoco es raro, siempre que no perturbe o cause algún daño. El mismo sitio dice que el fetichista suele buscar el objeto en la persona deseada, de no ser así, puede no estar satisfecho o no llegar al orgasmo; incluso, llegando al punto de obsesión para la meta sexual.

César Pérez dice que siempre hay gustos por cosas diferentes, “las parejas no tienen necesariamente que compartir algún deseo o hacer lo mismo, pero sí, como en este caso, alguien gusta del fetichismo en cualquiera de sus tipos y la otra persona no, ya será una labor de convencimiento con respeto y tolerancia; puede que acceda, pero lo mismo puede decir que no”.

El experto señala que el fetichismo no es exclusivo de hombres, aunque parezca que son más propensos a tener uno, en comparación con las mujeres.

“Existen rubros eróticos y no eróticos, los primeros se refieren a ese objeto que se usa por el simple gusto, los eróticos son los que ya fungen como agentes de excitación o relacionados al sexo”, comenta el especialista.

Ser golpeado, observar imágenes sexuales, vestirse con ropa del sexo opuesto, son sólo algunas de las distintas expresiones comportamentales de la sexualidad

En la sexualidad incluyen infinidad de acciones, expresiones y emociones que se dan en algunas personas o parejas; muchas se desconocen, otras mas bien no son practicadas; hasta 1985, algunas eran llamadas “parafilias”, pero el Instituto Mexicano de Sexología las nombró expresiones comportamentales de la sexualidad.

Sigmund Freud contemplaba bajo el término de perversiones, todos los comportamientos sexuales que desviaban el objeto de la sexualidad así como su fin. Para Freud, la sexualidad debía de tener por objetivo el intercambio de fluidos entre dos adultos, hombre y mujer. Aceptó que hubiera juegos previos de tipo “perverso”, pero siempre y cuando no sustituyeran al coito.

Ésa es una de las razones por las que este tipo de expresiones, antes llamadas “parafilias”, que desvían la finalidad del coito, como el voyeurismo, o bien los que desvían el objeto, como la zoofilia, eran consideradas perversas; de ahí la connotación de pervertido a la persona que tiene preferencias sexuales “anómalas” o “anormales”.

César Pérez, sexólogo y psicoterapeuta del Imesex, comenta: “Estas expresiones forman parte de las personas y cada uno decide si le gusta alguna, si la practica y la comparte; no tienen nada que ver con la orientación sexual, ni son malas o dañinas, a menos que sean expresadas erróneamente o a la fuerza.”

En algunas sociedades, la mayoría no son aceptadas por considerar que atentan a las buenas costumbres y porque algunas requieren o contemplan actos que no son bien vistos y que incluyen a terceras personas. Por otro lado, hay quien las practica y no sabe cómo se llaman, pues es curioso que hasta lo más común es una expresión comportamental de la sexualidad.

Las + comunes

Sadismo: Expresión comportamental de la sexualidad en la que los individuos gustan de infligir dolor físico, someter, vejar o hacer que otros dependan de ellos.

Masoquismo: Expresión comportamental de la sexualidad en que la persona gusta del dolor físico, de la sumisión, de la vejación e incluso de la dependencia marcada de otra persona.

Pedofilia: Expresión comportamental de la sexualidad que consiste en el gusto o la atracción hacia personas que se encuentren en la niñez o notablemente menores.

Fetichismo: Expresión comportamental de la sexualidad mediante la cual se gusta de obtener y/o poseer objetos pertenecientes o representativos de determinada(s) persona(s).

Escoptofilia o voyeurismo: Expresión comportamental de la sexualidad en la que las personas gustan de ver otros cuerpos y/o expresiones amorosas de otras personas.

Travestismo: Expresión comportamental de la sexualidad en la que las personas gustan de utilizar prendas, maneras, expresiones, accesorios o adornos característicos del sexo opuesto.

Existen muchos mitos alrededor de algunas de estas expresiones, así como cosas que hay que puntualizar, por ejemplo, en lo que se refiere al travestismo, no necesariamente es práctica de personas homosexuales, pues “la mayoría que lo realiza es heterosexual, tampoco es exclusiva de hombres.”

Como en todo hay límites y éstos deben auto-plantearse. No puedes jamás forzar a alguien y ejercer la violencia para que suceda, eso es un delito y ni hablar de las repercusiones que habría en casos tan lamentables y cuestionables como la pedofilia.

En general, las expresiones comportamentales no son dañinas, ni peligrosas, siempre que se esté en perfecto orden mental y que no se juegue con la integridad física, lo cual puede sonar contradictorio si hablamos de masoquismo, pero “a fin de cuentas eso les satisface, es como el dolor igual a placer, para ellos se vale.”

Y para dejar en claro que no todas las expresiones son raras o ajenas citemos otras más:

Grafofilia: Expresión comportamental de la sexualidad en la que se gusta de escribir y dibujar.

Audiofilia: Expresión comportamental de la sexualidad en la que se gusta de escuchar el medio ambiente, música etc.

Gastrofilia: Expresión comportamental de la sexualidad en la que se gusta de comer, (comida en general) o bien por un determinado alimento.

El sexólogo César Pérez nos habla de siete fases que hay en las expresiones comportamentales, las cuales pueden ser eróticas y no eróticas:

1. Mínima no erótica: Son las acciones y/o expresiones que hacemos día con día, como el comer, trabajar, bañarse.

2. Acentuada: Está ligada a lo que haces o te gusta, pero es pasional, un poco más allá del simple gusto; por ejemplo, comer es algo no erótico, pero si eres un chef, ves la comida de una manera distinta o un artista que gusta de que lo vean o admiren.

3. Erótica: En esta fase entra la parte erótica y la fantasía; es hacer algo con lo que te gusta; siguiendo con el ejemplo de la comida, que ésta se convierta en parte de un acto sexual o erótico, como el untar crema, mermelada, chocolate.

4. Erótica sexual mínima: Es cuando se realiza, por lo menos una vez, determinada expresión comportamental.

5. Expresión erótica sexual preferida: La expresión comportamental que se realiza más de una vez, pero menos de cinco.

6. Expresión erótica sexual predominante: Es la expresión comportamental que se realiza entre 8 y 10 veces.

7. Exclusiva: Es la que se realiza, como su nombre lo indica, de forma exclusiva, 10 veces de 10.

Todos tenemos algo que nos satisface, lo que sea, y eso puede ser una expresión comportamental; en caso de tener una pareja y querer realizar determinada expresión, “es bueno platicarlo y consensuarlo, a veces no es lo que se cree o se dice, es importante que se converse para decidir si se lleva o no a cabo”.

Hay tantas expresiones como gustos, algunas no catalogadas y otras derivadas, lo importante es que se esté consciente de que no es algo “perverso”, sino parte de la sexualidad.


ÉSTE ES HÉCTOR LEDEZMA…CONÓCEME

Twitter: @natheleo

Photobucket

Periodista y comunicólogo, editor, amante del tenis, de la vida, de la sexualidad como parte inherente al ser humano.

Comencé mi carrera en El Universal, en el sitio para jóvenes tva.com.mx, posteriormente llamado De10.mx donde fui redactor de sexualidad, además de reportero.

Coeditor en el sitio hiperlocal El Universal Del Valle, y en El Universal Estado de México.

Actualmente columnista de sexualidad y editor en el Semanario Hoy Valle de México del Estado de México.

Me gusta el teatro, el cine, la televisión, los espectáculos en general, por ello soy bloguero en Del Cielo a la Tierra

¿Qué hago en Twitter?

Error: Por favor, asegúrate de que la cuenta de Twitter es pública.

RSS No Walls, No Limits by Héctor

  • Novak Djokovic gana US Open a Nadal 13 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Novak Djokovic confirmó que es el mejor tenista del 2011, porque ganó su tercer Grand Slam en la temporada, porque ganó a Nadal, rey del año pasado y porque no sólo eso, lo hizo seis veces en el año, lo que representó un batucazo al de Manacor. El partido de […]
    Hector Ledezma
  • Samantha Stosur nueva reina del US Open ante Serena Williams 12 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Una final rápida, no era lo que se esperaba, el resultado no era el que decían los números, aunque por un lado tiene algo de lógica, Stosur era la preclasificada 9, y Williams la 28, no debía sorprender que le ganara, pero sí lo hizo. Serena Williams, quien estuvo casi […]
    Hector Ledezma

Top Clicks

  • Ninguna