No Walls, No Limits by Héctor

¡Me muero de envidia!

Posted on: 6 febrero 2009

Por Héctor Ledezma

La envidia no es una enfermedad, pero sí se quita; lo importante es aceptarlo, entender que hay cosas, momentos, actitudes que otros tienen y que no nos corresponden

envidia300x200

No recuerdo cuándo fue la primera vez que escuché la palabra “envidioso”, debió ser cuando no quería prestar alguno de mis juguetes; después la usaba cuando los otros eran los que no querían prestarme algo, era un “súper insulto” que no terminaba de entender del todo.

Con el tiempo, fui conociendo esa palabra más de cerca, supe que la envidia es uno de los “Siete pecados capitales”, ¡qué fuerte!; al crecer, me di cuenta de que era algo común, que sólo algunos lo aceptaban, que muchos ni cuenta se daban y que otros la conocían poco.

Seguramente, muchos se han sentido objeto de envidia, sobre todo en la escuela, como cuando sacabas una mejor calificación, tu trabajo era el ejemplo o hasta por ser el o la más atractiva@. Aunque también la sentiste cuando alguien te bajó a tu chav@, tenía un mejor coche, un mejor promedio o más amigos.

La envidia no surge de la nada, se establece por dos cosas: el deseo y la comparación; del desear lo de otro, puede ser algo físico, económico o emocional.

“Es un sentimiento que surge de un mecanismo de defensa: identificación o idealización. El primero, se refiere a que las personas nos identificamos con otras, deseamos ser como ellas, tener (física y materialmente), actuar y llevar una vida similar. Esto no permite que uno acepte lo que tiene y ser personas satisfechas con la vida, ya que siempre hay que estar comparando lo que otros tienen como pretexto para no valorarnos y disfrutar lo que tenemos, tanto interna como externamente. El segundo, es la parte extrema del primero, es algo más enfermizo, ya que las personas lo desean de manera obsesiva y no se detienen por conseguirlo”, explica la psicóloga y docente Tere Álvarez.

En la vida parece inevitable que haya clases, niveles, un fuerte y un débil, desde siempre ha sido así, esto hace que nadie se salve de sentir alguna vez envidia: “Las causas pueden ser la inconformidad de no tener lo de otros, injusticia por no ser yo quien maneje o tenga el ‘poder’, vivir un sentimiento de menos valía con nosotros mismos, sentirnos víctimas de la vida debido a que no tenemos lo que queremos, enojo por no poseer lo que anhelamos, entre otras.”

¡Envidia de la buena!

La llamada envidia de la buena no existe; muchos lo escuchamos de amigos o conocidos que la dicen cuando tenemos un logro o sobresalimos en algo, aunque “son ellos los que se sienten menos culpables por no hacerlo de manera extrema, pero este sentimiento siempre trata de poseer lo del otro.”

Darse cuenta de que se está siendo envidioso es más sencillo que notar que eres objeto de envidia, ya que lo primero (de no ser enfermizo) se nota, “tal vez decidas no hacer ningún cambio, pero si te obsesionas, puedes perder la realidad y cometer muchas faltas y errores por conseguir lo que supuestamente te corresponde”.

Siendo el envidiado sólo lo percibes si es de una forma muy obvia, pues los envidiosos suelen no hacerlo tan visible, aunque sí con comentarios, gestos o movimientos corporales.

La envidia no es una enfermedad, pero sí se quita; lo importante es aceptarlo genuinamente, entender que hay cosas, momentos, actitudes que otros tienen y que no nos corresponden, además de tener la convicción de hacer cambios personales que nos lleven a sentirnos satisfechos, valiosos, orgullosos y en paz con nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÉSTE ES HÉCTOR LEDEZMA…CONÓCEME

Twitter: @natheleo

Photobucket

Periodista y comunicólogo, editor, amante del tenis, de la vida, de la sexualidad como parte inherente al ser humano.

Comencé mi carrera en El Universal, en el sitio para jóvenes tva.com.mx, posteriormente llamado De10.mx donde fui redactor de sexualidad, además de reportero.

Coeditor en el sitio hiperlocal El Universal Del Valle, y en El Universal Estado de México.

Actualmente columnista de sexualidad y editor en el Semanario Hoy Valle de México del Estado de México.

Me gusta el teatro, el cine, la televisión, los espectáculos en general, por ello soy bloguero en Del Cielo a la Tierra

¿Qué hago en Twitter?

RSS No Walls, No Limits by Héctor

  • Novak Djokovic gana US Open a Nadal 13 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Novak Djokovic confirmó que es el mejor tenista del 2011, porque ganó su tercer Grand Slam en la temporada, porque ganó a Nadal, rey del año pasado y porque no sólo eso, lo hizo seis veces en el año, lo que representó un batucazo al de Manacor. El partido de […]
    Hector Ledezma
  • Samantha Stosur nueva reina del US Open ante Serena Williams 12 septiembre 2011
    Por Héctor Ledezma Twitter: @natheleo Una final rápida, no era lo que se esperaba, el resultado no era el que decían los números, aunque por un lado tiene algo de lógica, Stosur era la preclasificada 9, y Williams la 28, no debía sorprender que le ganara, pero sí lo hizo. Serena Williams, quien estuvo casi […]
    Hector Ledezma
A %d blogueros les gusta esto: